Alhama fue durante la Edad Media una de las ciudades más importantes de al-Andalus. A ello contribuyó su ubicación, a medio camino entre Málaga y Granada, la riqueza de sus fértiles tierras o sus conocidas aguas termales.

La Alhama medieval se emplazaba, al parecer desde el siglo X, sobre la cima de los escarpados tajos del río Marchán, en una envidiable posición estratégica. Desde allí, sus habitantes tenían un enorme control visual del territorio y contaban con la defensa natural que les aportaba su propio emplazamiento, sobre la agreste y escarpada peña.

Alhama de Granada calles árabes

Calle actual de Alhama que conserva la morfología medieval

Además de la protección que le proporcionaban sus tajos en dos de sus flancos, la ciudad andalusí estaba protegida por una muralla, provista de una serie de torres de ronda y en la que se abrían varias puertas y portillos, destacando como accesos principales la Puerta de Granada, la Puerta de Málaga, la Puerta del Agua y la Puerta de la Mina.

En su parte más vulnerable, la parte Noroeste-Suroeste, se construyó la al-qaṣbah (alcazaba), recinto fortificado con una serie de dependencias militares y con la residencia del alcaide, en una gran torre interior.

Completaban su arquitectura defensiva una barbacana y un conjunto de atalayas o torres vigías, ubicadas en los alrededores de la ciudad.

El punto neurálgico de la ciudad estaba constituido por la madīna (medina). En ella se encontraban la mezquita mayor (masŷid ŷāmiʿ), el zoco (sūq) y las dependencias administrativas, correspondiendo con la actual plaza de los Presos y las calles situadas en sus inmediaciones.

Zona eminentemente comercial, en ella se ubicaban la Alcaicería (al-qaysar) y las alhóndigas (al-fondaqs). Entre los edificios civiles se encontraba la casa del Cadí, el juez de la ciudad.

La estructura urbana, exceptuando las amplias y transitadas calles principales, estaba constituida por una multitud de callejuelas empedradas, estrechas, irregulares y de recorrido laberíntico. En ellas, distribuidas en distintos barrios, se encontraban las viviendas, pequeñas y de altos muros, desenvueltas en torno a patios interiores. El recinto amurallado se complementaba con una serie de construcciones situadas en las proximidades de la ciudad, ya ubicadas extramuros. Existían, según las investigaciones de Salvador Raya, dos arrabales. El arrabal de la Puerta de Granada y el de la Puerta de Málaga, adyacentes a las citadas puertas. Las almunias, destinadas a la explotación agrícola y asociadas en ocasiones a molinos hidráulicos harineros, salpicaban el entorno circundarte entre numerosas acequias y fértiles huertas. Y en todo el territorio se levantaban una serie de alquerías, pequeñas poblaciones rurales de unas cuantas casas dedicadas a la agricultura y la ganadería. Jayena, Fornes, Játar, Arenas o Cacín figuraban entre ellas. Sus afamados baños termales, ya utilizados por los romanos, se unían a todas estas construcciones, acentuando la riqueza del patrimonio andalusí.

A partir del año 1482, cuando la ciudad es conquistada (o reconquistada, según determinada bibliografía) por las tropas de los Reyes Católicos, comienzan a producirse transformaciones significativas en la fisonomía de la ciudad, cambiando su aspecto arquitectónico y artístico. Se construyen numerosos edificios, aprovechando la estructura de los anteriores o de obra nueva, acordes con la sociedad castellana, su religión e instituciones. Se modifican el zoco y muchos edificios religiosos y civiles, siendo sustituidos por infraestructuras públicas y servicios afines con los nuevos habitantes. La arquitectura doméstica también cambia. Además, se realizan cambios en la estructura urbana, al producirse alineaciones de calles y algunas reestructuraciones propias de la época.

La presencia humana en la zona se constata ya en la Prehistoria, existiendo numerosos yacimientos arqueológicos atribuidos al Paleolítico, al Neolítico y a la Edad de los Metales.

Según el historiador alhameño Salvador Raya, el asentamiento romano, sucesor de un posible asentamiento ibérico anterior y denominado como Artigi o Artigis Juliensis, se localiza en Alhama, concretamente en la zona de la Mesa del Baño. Desde el siglo XIX, M. Pherson y Gómez Moreno han documentado numerosos restos atribuibles al período.

Junto a ellos, existen vestigios de lo se ha interpretado como una calzada romana y las termas, elementos reutilizados por la población andalusí posterior.

Durante la Edad Media, Alhama fue una importante ciudad de al-Andalus, perteneciente a la cora de Rayya. Desde finales del siglo IX tenemos ya constancia de su existencia, en una localización topográfica diferente a la anterior.

Su actual ubicación data, al igual que su nombre y según los investigadores, del período andalusí, cuando fue construida la ciudad amurallada que basó en sus tajos buena parte de su protección.

Se encuadraba en un cinturón defensivo junto a Loja, Montefrío, Moclín, Montejícar, Castril o Huéscar.

Civitate Alhama de Granada

Grabado de Alhama para el Civitates Civitates Orbis Terrarum. Jorge Hoefnagle, 1564

Durante el período nazarí, la ciudad alcanzó un gran desarrollo económico y urbanístico. Albergaba una importante actividad artesanal, que estimuló un floreciente comercio, al encontrarse en una zona estratégica de paso entre el puerto de Málaga y la capital del Reino Nazarí, Granada.

Dentro de las actividades económicas desarrolladas también se encontraba la agricultura. Se mantuvieron los cultivos romano-visigodos de los cereales, la vid y el olivo. Y se asistió al máximo aprovechamiento de las técnicas de regadío. Alhama tuvo momentos de máxima prosperidad con abundancia de productos hortícolas y frutícolas, unidos a la ganadería, entre otros recursos.

Proliferaron espléndidas huertas, almunias y alquerías.

Situada entre las coras de Ilbira y de Rayya, tuvo gran importancia como plaza fuerte fronteriza en épocas de agitación política, de revueltas y de luchas internas, durante el período de al-Andalus. Cabe destacar las revueltas muladíes, donde Alhama jugó un papel fundamental. A ello se une la larga lista de enfrentamientos enmarcados dentro de la etapa del Reino Nazarí de Granada.

La toma de Alhama y su incorporación a la Corona de Castilla se produjo en 1482, como represalia al asalto nazarí de la villa de Zahara. Ello significó el inicio de la Guerra de Granada. Durante dicha guerra, los nazaríes intentaron recuperar la ciudad, llevando a cabo sin éxito varios sitios.

Pronto se asentaron en la zona muchos repobladores, llamados por el reparto de propiedades que llevaron a cabo los Reyes Católicos, sustituyendo a la población anterior, práctica habitual en la época cuando una ciudad era tomada por la fuerza. El repartimiento también se efectuó entre los participantes en su conquista.

La situación estratégica de Alhama hizo que su caída fuera decisiva para la conquista del Reino Nazarí, que se produjo diez años después con la entrega de Granada.

Carta Alhama 1482
En sus "Antigüedades de España", el canónigo de la catedral de Córdoba doctor Bernardo Alderete, publica en 1614, en Amberes, nos dice, como nos transcribe el mismo Juan de Carriazo, "En la toma de Alhama se escriuieron algunas cartas. Tengo vna de ellas original; como cosa curiosa i digna de estima", que es la que reproducimos.

ANDRÉS GARCÍA MALDONADO
"Alhama. Histórica. Hojas de Historia de Alhama"
Ediciones Sagama, Málaga, 1999. 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• ARIÉ, R. (1982-1983). España musulmana (siglos VIII-XV). Tomo III de la Historia de España dirigida por Manuel Tuñón de Lara. Labor, Barcelona.

• GILA MEDINA, L. (2003). Alhama de Granada: Patrimonio artístico y urbano. Ayuntamiento de Alhama, Granada.

• ISAC MARTÍNEZ DE CARVAJAL, A. y GARCÍA GRANADOS, J. A. (1981). Guía de Alhama. Ayuntamiento de Alhama, Granada.

• GUICHARD, P. (1995). Al-Andalus. Estructura antropológica de una sociedad islámica en occidente. Edición facsímil conforme a la primera edición de 1976, con estudio preliminar de Antonio Malpica, Universidad de Granada, Granada.

• LADERO QUESADA, M. A. (1987). Castilla y la conquista del Reino de Granada. Diputación de Granada, Granada.

• LADERO QUESADA, M. A. (1979). Granada. Historia de un país islámico (1232-1571). Gredos, Madrid.

• LÓPEZ GARCÍA, B. coord. (1998). Textos y obras clásicas sobre la presencia del Islam en la Historia de España. Mapfre, Madrid. Edición en CD.

• MAÍLLO SALGADO, F. (1996). Vocabulario de historia árabe e islámica. Akal, Madrid.

• MAÍLLO SALGADO, F. (1998). ¿Por qué desapareció Al-Andalus?. Editorial Cálamo de Sumer, Buenos Aires.

• PAREDES NÚÑEZ, J. (1991). La guerra de Granada en las Cantigas de Alfonso X el Sabio. Universidad de Granada, Granada.

• RAYA RETAMERO, S. (1992). Historia de Alhama y sus monumentos. Granada.

• RAYA RETAMERO, S. (1997). Historia, leyenda y sociedad en la Alhama decimonómica. Proyecto Sur, Granada.

• RAYA RETAMERO, S. (1999). Reseña histórica de los baños termales de la Muy Noble y Leal Ciudad de Alhama de Granada. Australis Publisher y Grupo de Investigación “Viajeros e hispanistas” HUM-594, Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Granada.

• RAYA RETAMERO, S. (1999). Colección de documentos para la historia de Arenas del Rey, Játar y Alhama. Ayuntamientos de Arenas del Rey y Játar, Diputación Provincial de Granada, Caja General de Ahorros de Granada, Granada.

• RAYA RETAMERO, S. (2000). La imagen de una ciudad andaluza en la literatura: Alhama de Granada. Consejería de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Alhama de Granada, Grupo de Investigación HUM-594, Consejería de Educación y Ciencia, Dirección General de Universidades e Investigación, Junta de Andalucía. Granada.

• RAYA RETAMERO, S. (2007). Guía Histórico-Artística de Alhama de Granada. Grupo de Investigación Filosofía y Antropología de la Universidad de Granada, Granada.

• SÁNCHEZ ALBORNOZ, C. (1978). La España musulmana, 2 volúmenes. Espasa-Calpe, Madrid.

 

DOCUMENTACIÓN CONSULTADA

• Intervención arqueológica preventiva mediante control arqueológico de obras y sondeo en la Calle Adarve de las Angustias nº 2, Alhama de Granada (Granada). 2012. 

• Proyecto de Intervención Arqueológica de excavación arqueológica y estudio estratigráfico de paramentos en el edificio de la Antigua Cárcel de Alhama de Granada. 2011.

• Intervención Arqueológica Preventiva (Sondeos Arqueológicos): Proyecto de construcción de vivienda unifamiliar en C/ Camino del Hachuelo nº 33 de Alhama de Granada (Granada). 2011.

 

Contacto

       OFICINA DE TURISMO

 958 360 686

turismo@alhama.org